Ático de 75m2 y 60 de terraza.
La idea para la reforma integral era conseguir disfrutar de la terraza y de sus vistas tanto desde fuera como desde cualquier punto interior.
Para ello le hemos dado a la distribución un giro enfocado a la terraza. Tanto en los momentos relajados desde el salón como desde la cocina interior, mientras se preparan apetecibles recetas,se puede contemplar el verde exterior y sus vistas.
La cocina se ha comunicado visualmente con el salón comedor y con la terraza por medio de un cerramiento acristalado.
Tanto el dormitorio y vestidor como el baño y el interior de la ducha disfrutan de las vistas.
Los acabados se han hecho en tonos blancos a excepción de un fondo de pared para realzar la biblioteca hecha a medida y los muebles de la cocina, dando así la visión de un solo ambiente. El silloncito rojo y la lámpara del comedor apoyan la coordinación de colores.